La novela histórica ¿una herramienta para el historiador?

Publicado por: Francisco Navarro Benítez On 26 enero 2014 2 comentarios


Una conferencia impartida por el escritor José Calvo Poyato en la Universidad de Sevilla repasa la situación de la novela histórica y su posible uso para difundir la Historia. 

Don José Calvo Poyato inició su conferencia dejando claro la peligrosa condición de ser historiador y novelista. Es algo que no se mira con buenos ojos en un país como España, donde la ciencia tendemos a tenerla muy compartimentada y el que es historiador no debe salirse de la casilla que ocupa la Historia y ni mucho menos invadir otras disciplinas.

En segundo lugar, Calvo Poyato cuenta sus inicios en el mundo de la novela histórica. En su caso fue debido a una petición por parte de la editorial Planeta, quienes estaban interesados en una biografía de Calos II pero dedicado a un público no especializado. De aquí surgió “El hechizo del rey”, obra que se convierte en un éxito a la que precede una nueva petición de Planeta dando lugar al comienzo de la carrera como novelista de José Calvo Poyato. El escritor dejó claro la ventaja en cuanto a las “libertades de un novelista que no tiene un historiador”.

Tras ello, demostró que la novela histórica no es una simple moda pasajera, sino que se lee desde hace doscientos años, para lo cual enumeró ejemplos de lo considerado modernamente una novela histórica. Es un género que desde hace mucho viene recibiendo el favor del público y el rechazo de la crítica, comentó José Calvo. Además, el autor nos dio a conocer el uso de las novelas históricas para conocer épocas, artes, Historia en general, como indicó con el ejemplo de Víctor Hugo y la obra “Notre Dame” que sirvió para concienciar sobre la catedral parisina. Acto seguido nos deleitó con un repaso de la historia de la novela histórica, empezando con Walter Scott, considerado el creador del género tal y como lo entendemos hoy, y continuando con Flaubert, Larra, Gil y Carrasco, Espronceda, tras los románticos habló de los destacados Mika Waltari, Robert Graves, Humberto Eco, Miguel Delibes, Gisbert Haefs, Valerio Massimo Manfredi (al que cabe destacar personalmente como mi autor favorito), J. L. Corral, Santiago Posteguillo y un largo etcétera, que solo nos hace dejar más claro que la novela histórica no es solo cosa del romanticismo ni mucho menos de una moda pasajera.

En un siguiente apartado, abordaría la pregunta sobre ¿qué es una novela histórica? Para ello el autor se apoya en una definición del escritor húngaro Georg Lukács que explicaba la novela histórica como “una visión verosímil de una época histórica, preferiblemente lejana en el tiempo, de una cosmovisión realista o incluso costumbrista de la realidad con hechos verídicos y donde los personajes podían ser históricos o ficticios”. Creando un ambiente de interés en la sala, José Calvo Poyato se dispuso a analizar con los presentes en la conferencia esta definición de Georg Lukács. Primero reparó en el hecho de tener que tratarse de una época histórica preferiblemente alejada en el tiempo; para ello puso de ejemplo el Quijote, cuya historia es verosímil pero al no cumplir la afirmación analizada, no entraría en el gé-   nero de novela histórica. Continuando con el análisis explicó la enorme importancia de documentarse bien para acercar de manera correcta la novela histórica a la vida cotidiana de la época histórica tratada, o para la representación que más se acerque a la realidad de cómo era un personaje histórico. Incluso tratando con personajes ficticios, no hay total libertad para tratarlo. Es decir, las expresiones, personalidades, conceptos ideales o incluso los insultos, deben tratarse de forma que puedan pertenecer a la época histórica retratada en la novela.

Iba encaminando el final de la conferencia José Calvo poniendo el ejemplo de Inglaterra, donde unas listas de los personajes más influyentes del país dejaban ver a dos historiadores entre los puestos más favorables por la difusión de la Historia que ejercían. En cambio, por distintas cuestiones, en España “hemos metido la Historia en cenáculos demasiado ce-  rrados”, apuntaba el autor. Se ha desprestigiado la divulgación, a menudo enlazada con la vulgarización. La demanda existe, y Clavo Poyato nos señaló la “obligación de hacerle llegar la Historia al público”. Si no lo harán otros por nosotros e introducirán la carga ideológica que les interese, dejando a un lado la objetividad del historiador. “Tenemos que sacar la Historia de nuestros cenáculos”, y para ello, José Calvo Poyato considera la novela histórica una magnífica herramienta para conocer la Historia, ya que la novela tiene muchísimos más lectores que las monografías históricas.

Para finalizar, se propuso un juego en la conferencia, donde tras la lectura de dos fragmentos, debíamos adivinar cuál había sido sacado de una novela histórica y cuál de un libro de Historia. El rigor y la seriedad de los que la crítica acusa a la novela histórica quedaron sutilmente trastocados al comprobar que el fragmento más serio que nos leyó José Calvo había sido extraído de una novela histórica, concretamente de “El Papa Luna”. En cambio, la segunda lectura pertenecía a “El domingo de Bouvines” de Georges Duby, quien había llenado de mayor riqueza literaria el fragmento leído.

En conclusión, José Calvo Poyato dejó claro que la novela histórica es una herramienta para el historiador con las condiciones tratadas. Y dejó un consejo para los futuros historiadores que presenciaron la conferencia, quienes oyeron que “hay que hacer la Historia asequible a la gente de la calle, y esto es obligación de los historiadores”. 


-FUENTE: Fran Navarro para Arkhaiox | Sevilla


Nuevos descubrimientos en los alrededores de las pirámides de Guiza

Publicado por: Francisco Navarro Benítez On 0 comentarios


En el altiplano de Gizeh, el lugar donde se encuentran las tres majestuosas pirámides faraónicas del Imperio Antiguo, se han desenterrado los restos de una antigua mansión que parece haber sido habitada por personas de la alta sociedad hace 4.500 años.

El emplazamiento ha sido descubierto en una base a tan sólo 400 metros al sur de la famosa y enigmática Esfinge de Guiza. Además de los cimientos de la antigua vivienda, se han hallado en un montículo cercano vestigios óseos de reses y dientes de leopardo, que sugieren que estaba habitada por oficiales reales de alto rango social.

La residencia consta de un total de 21 habitaciones y forma parte de toda una ciudad portuaria que data del Imperio Antiguo (entre el 2649 y 2150 a. C), más concretamente de tiempos del faraón Micerinos, que construyó la tercera y menor de las  tres Grandes Pirámides de Gizeh.
Las investigaciones se han presentado en un simposio organizado por la Sociedad para el Estudio de Antigüedades Egipcias, en el que ha participado el principal promotor del descubrimiento, el egiptólogo Richard Reeding. De acuerdo con sus declaraciones, los alrededor de 100.000 huesos de ganado analizados no superan los 18 meses de edad, por lo que se trata de ganado lechal que sirvió como alimento para la gente que vivía en la casa. Esto supone que hablamos dehabitantes de muy elevado status social, pues sólo ellos podían permitirse comer carne de este tipo en abundancia.
Además, los dos pares de dientes de leopardo encontrados entre los restos del montículo y de la propia vivienda avalan estas hipótesis. Al encontrarse aislados, sin un esqueleto completo de leopardo,sugieren que podrían haber formado parte de la indumentaria de la alta sociedad, incluida la de la familia real. Analizando pinturas murales del Imperio Antiguo, Reeding descubrió que muchos miembros de la alta jerarquía se vestían con pieles de leopardo incluso cubriendo su propia cabeza con la del animal, por lo que estos dientes podrían haberse desprendido de alguno de estos vestidos.
Por otro lado, otras evidencias concretan más la teoría de Reeding. Durante el barrido de pinturas murales el egiptólogo se percató de que la clase de huesos más repetida en las escenas de ofrendas eran las extremidades anteriores, y apenas aparecían las posteriores como tributo a las deidades. En el sitio se encontraron sobre todo huesos de las patas traseras del ganado y no delanteras, por lo que es posible que en la casa se hubieran alimentado con los restos de las ofrendas, es decir, con lo que sobraba tras entregar a la divinidad las extremidades delanteras.
Yendo un poco más allá, Redding ha determinado que en las zonas del complejo residencial donde hay mayor concentración de extremidades delanteras de animales es donde se realizaban los tributos divinos. Y también la presencia de silos de grano como almacén de provisiones para cocinar pan y utilizarlo como ofrenda nos hablan de que se trata de un lugar dedicado a prácticas religiosas.
A esperas de futuras exploraciones, las conclusiones de Reeding señalan la posibilidad de que se tratara de una residencia de lujo habitada por sacerdotes del culto real. Las dataciones parecen ubicar el complejo en un llano donde antaño había una pequeña ciudad en la que vivía la gente que trabajaba en la construcción de la Pirámide de Kefren.
Para concluir, un comentario importante. El Antiguo Egipto, el país de Kemit como lo llamaban sus habitantes, está aún por descubrir. Todavía hoy, aun con todo lo descubierto, es mucho lo que nos puede ofrecer la arqueología egipcia y aún hay abundantes lagunas en la historia del Egipto faraónico que deben llenarse. Parece como si nunca nos fuera a dejar de sorprender.

-FUENTE: Manuel Álvarez Esteban | redhistoria.com


Pirámides egipcias construidas con escombros

Publicado por: Francisco Navarro Benítez On 0 comentarios


Un ingeniero propone una nueva teoría sobre cómo se levantaron.

Las Pirámides fueron construidas de adentro hacia afuera. No se usaron grandes rampas sino andamios y cuerdas. El interior de los templos está realmente formado por escombros, adobe y pequeñas piedras. Los grandes bloques se utilizaron para la estructura y la parte exterior. Y el revestimiento de piedra caliza se fue cayendo no tanto por la avaricia de los ladrones, sino por la acción implacable del dios Ra: las grandes oscilaciones térmicas del desierto en cuanto el sol se hunde en el horizonte.
Hasta aquí, las revolucionarias teorías de Peter James, apodado como el Indiana Jones galés por su aire aventurero. Aunque en realidad no es un arqueólogo, y ahí le duele. Su profesión es ingeniero estructural y lleva más de 20 años trabajando en la restauración de los templos de Egipto e intentando desentrañar su último misterio.
¿Cómo fueron realmente construidas las pirámides hace más de 4.600 años? ¿Cómo se pudieron levantar en el tiempo récord de cinco lustros? ¿Hicieron falta legiones de esclavos o fueron realmente obra de constructores experimentados? A falta de documentos que ilustren el proceso de construcción de las pirámides, todo han sido hasta el momento teorías. A Heródoto, el primer cronista mundial, le contaron los sacerdotes que los templos se construyeron por gradas y usando ingenios de madera.

Perspectiva de ingeniero

Las interpretaciones más extendidas hasta la fecha han sido, sin embargo, el uso de la rampa incrementada (que iba aumentando en altura según crecía la pirámide) o las rampas múltiples (en las que las piedras eran levantadas sobra cada hilada para alcanzar el siguiente nivel). Pero Peter James ha lanzado por tierra estas dos últimas teorías. Su perspectiva de ingeniero y su experiencia como restaurador (con la pirámide escalonada de Zoser, la acodada y la roja de Dashur) le han llevado a las controvertidas conclusiones, publicadas por la revista Structure y anticipadas por el diario británico The Times.
Los arqueólogos no han tardado en replicar y los faraones llevan ya varios días removiéndose en sus tumbas. «Soy básicamente un constructor y no un arqueólogo», advierte el experto galés, al frente de la compañía Cintec International, que trabajó intensamente en Egipto para restaurar los templos milenarios afectados por el terremoto de 1992. «He afrontado el problema como un ingeniero, intentando usar sólo los materiales disponibles en el Antiguo Egipto.
Los arqueólogos han asumido que las pirámides están construidas con el mismo tipo de bloques usados en la parte exterior», asegura James. «Eso no puede ser correcto, porque para producir los dos millones de grandes bloques que se supone se necesitaron para construir la Gran Pirámide de Giza en 25 años, habría hecho falta sacar un nuevo bloque de la cantera cada tres minutos».
James derriba también la teoría de las rampas exteriores para transportar los enormes bloques, por otra razón: «Para poder transportar los bloques en un ángulo manejable, las rampas tendrían que haber sido tan grandes como la propia pirámide y haber alcanzado el cuarto de milla de longitud (400 metros). Si hubieran existido rampas tan grandes, quedaría algún vestigio de ellas, pero no queda nada de nada alrededor de las pirámides».

De dentro a fuera

El ingeniero galés sostiene que los templos, aprovechando precisamente el experimento fallido de la pirámide acodada de Dashur, tuvieron que ser construidos necesariamente desde dentro, con pequeñas rampas interiores que fueron creciendo, y utilizando escombros, materiales de relleno y piedras notablemente más que pequeñas que las usadas para la estructura y la parte exterior.
Según James, se empezó a construir desde la base por las esquinas, y se dejaron abiertas secciones en el centro para seguir subiendo en altura y construyendo los corredores y las cámaras internas, usando sobre todo granito. Para la construcción externa, y en esto coincide con el inmortal Heródoto, el ingeniero sostiene que se usaron los andamios de madera y la cuerda.
Sin quitarse el sombrero, el Indiana Jones galés asegura haber resuelto de paso el misterio de por qué se deprendieron los revestimientos de piedra caliza de las pirámides. Los saqueos y los robos eran hasta ahora la teoría más extendida. James sostiene sin embargo que las piezas cayeron como costras y se fueron acumulando en la base (antes a la acción de los "ladrones") por simple "expansión termal".
«Las grandes oscilaciones de temperatura en el desierto fueron la auténtica causa», sostiene James, sin miedo a que le tachen de irreverente. «Las pirámides fueron construidas en honor a Ra, el dios del Sol, y al final fue el propio Ra quien acabó afeándolas».
En la Pirámide Acodada de Dashur, según James, «los daños parecen haber sido causados por un gigante cuya mano se hubiese extendido a través de la cara de la pirámide con una enorme energía, aspirando la frente y dejando las cuencas vacías". El ingeniero que el deterioro se debe sin más a los espectaculares saltos del termómetro (40 grados durante el día y tres por la noche) que él mismo ha experimentado durante más de dos décadas en carne propia.

-FUENTE: Carlos Fresneda | elmundo.es


¿Mató un vino envenenado a Alejandro Magno?

Publicado por: Fermín Castillo On 15 enero 2014 0 comentarios


Un toxicólogo del Centro Nacional de Venenos de Nueva Zelanda ve en la planta «Veratrum album» la causa más probable de su fallecimiento en caso de conspiración.

Apenas tenía 32 años cuando Alejandro Magno falleció en el año 323 antes de Cristo en la ciudad de Babilonia, la capital de Mesopotamia (hoy Irak). Su súbita muerte tras doce días de agonía ha alimentado durante 2.000 años todo tipo de especulaciones sobre qué mató al conquistador más grande de todos los tiempos. ¿Murió de malaria? ¿De fiebre tifoidea? ¿Afectado por el virus del Nilo? ¿O fue envenenado? Alejandro Magno padeció fiebre alta, escalofríos y cansancio generalizado unido a un fuerte dolor abdominal tras beber gran cantidad de vino en honor a Hércules, según relató entonces el historiador griego Diodoro.

El toxicólogo del Centro Nacional de Venenos de Nueva Zelanda Leo Schep cree que la causa más probable de su muerte fue el Veratrum album o eléboro blanco, una planta de las familias de las liliáceas que crece en el centro y sur de Europa. Los griegos antiguos utilizaban el extracto de raíz como purgante, para inducir el vómito. Bastaría una pequeña cantidad mezclada en la bebida de Alejandro Magno para haberle provocado los síntomas que describen los historiadores, a juicio del toxicólogo.

«De todos los venenos químicos y botánicos revisados, creemos que los alcaloides presentes en las diferentes especies de Veratrum, en el Veratrum album, en particular, eran capaces de matar a Alejandro Magno con síntomas comparables a los experimentados durante los 12 días de su enfermedad», señala la investigación de Shep publicada en la revista «Clinical Toxicology»

«El envenenamiento por Veratrum se da a conocer por la aparición repentina de dolor epigástrico y retroesternal, que también puede estar acompañado de náuseas y vómitos, seguidos de bradicardia e hipotensión con debilidad muscular severa. Alejandro sufrió características similares», continúa el estudio toxicológico, que concluye: «Si Alejandro Magno fue envenenado, Veratrum album es más plausible que el arsénico, estricnina y otros venenos botánicos».


-FUENTE: Madrid | ABC.es.

.


Encuentran la tumba del faraón Sebekhotep I en Egipto

Publicado por: Francisco Navarro Benítez On 09 enero 2014 0 comentarios


Un equipo de arqueólogos estadounidenses ha identificado en Egipto la tumba del faraón Sebekhotep I, considerado el fundador de la XIII Dinastía hace 3.800 años, según explicó el Ministro de Antigüedades ayer lunes.

El equipo de la Universidad de Pensilvania había descubierto la tumba hace un año, pero la semana pasada fue cuando pudieron identificar a quién había pertenecido, gracias al haber encontrado el fragmento de una losa con el nombre del faraón inscrito.
losa descubierta tumba sebekhotep i
Con toda probabilidad ha sido el fundador de la XIII Dinastía”, explicó el ministro sobre este descubrimiento muy importante ya que no se conoce mucha información sobre Sebekhotep I. “Se conoce que gobernó Egipto durante cuatro años y medio, el período más largo de ese momento”, comentó Ayman El-Damarani, funcionario del ministerio.

-FUENTE: Marcelo Ferrando | redhistoria.com


El crimen arqueológico no paga

Publicado por: Francisco Navarro Benítez On 0 comentarios


La impunidad asiste a los expoliadores: las detenciones rara vez acaban en sentencia judicial. Según los datos de la policía, 2013 ha sido uno de los peores años.

El hombre yacía en el suelo haciéndose el muerto. Un infarto lo había fulminado. O eso gritó antes de desmayarse. Al llegar la ambulancia, cambió el diagnóstico: “Lo que usted tiene es a la Guardia Civil en casa”. La anécdota la recuerda un agente del Grupo de Patrimonio Histórico de la UCO (Unidad Central Operativa) que registró el hogar del señor, cuyo problema era otro: ¿cómo justificar las monedas antiguas, el detector de metales y los demás objetos sospechosos que abarrotaban la vivienda?
Más de 9.000 fueron las piezas arqueológicas que los agentes requisaron entonces en la llamada operación Necrópolis, que provocó 12 detenciones por presunto expolio. La Guardia Civil llegó a fotografiarlos mientras, sentados en un bar, se jactaban de su botín. ¿Qué castigo judicial recibieron? Ninguno.
Tampoco, de momento, ha pagado por su crimen arqueológico el jubilado detenido en marzo en la llamada Operación Helmet por llevarse 4.000 piezas celtíberas en Aragón. Ni siquiera acaban en sentencia, en realidad, la mayoría de las entre 300 y 500 denuncias por expolio que cada año remite el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) a la Guardia Civil (que en 2012 recibió un total de 3.305). A falta de cerrar las estadísticas de 2013, la impresión es que ha sido uno de los peores años que se recuerdan en la materia, coronado el viernes con la detención de dos personas acusadas de saquear el yacimiento de Tiermes, en Soria.
Fuente: Guardia Civil. / EL PAÍS
“Sentencias hay pocas, muy pocas. Lo que hay es un gran sobreseimiento”, explica Ana María Yañez, jurista especializada en Patrimonio y profesora de la Complutense. Tanto que, a veces, se ha llegado a devolver las piezas al supuesto expoliador.
Una de las claves está en las exigencias de los jueces: el patrimonio arqueológico no es como el Cluedo; no basta con encontrar el arma del delito y su culpable. O se demuestran procedencia y momento del expolio de cada objeto o la puerta hacia la conclusión del caso permanece cerrada. “Es imposible hoy por hoy, con los medios que tenemos, lograrlo. Hemos controlado a mucha gente y la hemos dejado. Son malos, pero no podemos demostrarlo”, explica el guardia civil de la anécdota. Los malos fichados son unos 1.500. Entre ellos, unos 200 son auténticos reincidentes.
Los malos fichados son unos 1.500. Entre ellos, unos 200 son auténticos reincidentes
Mientras el agente habla, por su ordenador van pasando fotos y vídeos de hombres con detectores de metales, volcados en la caza ilícita del patrimonio. Es el fruto de horas y horas de espiar el trabajo de los expoliadores. Y la cosa da para un largo historial de anécdotas. Como los dibujos chapuceros de un sepulcro que un museo extranjero recibió en 1990. “I have a tomb tartesica. For sale. I am sorry. My inglis is very beed[SIC]”, agregaba el hombre que había en un torpe intento de vender su botín.
Cuanto los sospechosos terminan su trabajo, la Guardia Civil lleva a cabo una inspección ocular. Y vuelve con un arqueólogo para determinar si se trata de un yacimiento y el alcance de los daños. Cosa distinta, obviamente, es saber qué se han llevado los expoliadores. “El patrimonio arqueológico normalmente está oculto. Y su desaparición pasa inadvertida", asegura Yáñez. “Jurídicamente, es más complejo de defender. Muchas veces el juez entiende que el expoliador no conocía el valor de lo que se llevaba”, añade Carmen Acedo, abogada del Estado. Más aún si, como puede suceder, el yacimiento era un enigma incluso para las autoridades.
Casco celtíbero subastado en Alemania. /EL PAÍS
Conocido de sobra en cambio es el perfil del enemigo, como detalla un comandante de la Guardia Civil: “Siempre son los mismos. El aficionado, el seudocientífico y el profesional, el más peligroso. Va a destrozar el yacimiento y conseguir lo que para él tiene valor. Se mueven en grupos, lejos de su casa, a menudo entre semana”. Todo ello, con georradares y tecnologías dignas de un Indiana Jones contemporáneo. Los agentes tienen bien definido el kit del buen expoliador: mapas repletos de x, manuales de historia, monedas, artículos. Y el omnipresente detector.
El instrumento se puede adquirironline o en un centro comercial por pocos cientos de euros. ¿No lo tendrán los expoliadores demasiado fácil? "No se puede comparar con un arma. Pero algunas regiones exigen una licencia para usarlo en un yacimiento. Sería interesante plantearlo a nivel nacional”, defiende Yañez.
Además de ello, la Guardia Civil agradecería la creación de un delito de expolio, que integre las sanciones administrativas. De momento, deben conformarse con una definición genérica en la ley 16/85, que reformó la Protección del Patrimonio Histórico. El delito no existe en el Código Penal. De ahí que la Guardia Civil se agarre a otros crímenes: daños, contrabando, etc. “Ayudaría mucho”, reconoce Ignacio Rodríguez Temiño, director del conjunto arqueológico de Carmona y autor del libroIndiana Jones sin futuro. La lucha contra el expolio del patrimonio arqueológico. “Es un bien no renovable”, añade. Rodríguez aclara que no hacen falta alarmismos, aunque sí define otro problema: “La ley ofrece un marco para intervenir. Pero la lucha contra el expolio nunca ha sido una prioridad. No ha habido ni medios técnicos ni voluntad política”.
Desde luego no la hubo, por ejemplo, ante las alarmas de museos y fiscales alemanes ya en 2008 sobre dos decenas de cascos celtíberos que se iban a subastar en su país. Durante años, el Ministerio de Cultura hizo oídos sordos, y el tesoro acabó vendido, entre Múnich y Londres. “El problema es que ni la cúpula ni el pueblo están sensibilizados”, remata Rodríguez.
Precisamente allí se halla, según los expertos, el otro aliado del expolio. “Tenemos que ver el patrimonio como algo que nos pertenece a todos”, sugiere Carmen Marcos, subdirectora del —todavía— cerrado Museo Arquéológico Nacional. Y Elisa de Cabo de la Vega, subdirectora general de Patrimonio Histórico, remata: “El gran reto es la sensibilización, la mejor arma preventiva”. Traducido: más educación, más denuncias, más atención de autoridades y ciudadanos. Dicho así, suena fácil. Y podría ser una solución.
¿Bastará? Quién sabe, la vida no funciona como el Cluedo.

-FUENTE: El País


La crisis económica devasta el sector de la Arqueología española

Publicado por: Francisco Navarro Benítez On 0 comentarios


  • El CSIC da a conocer la segunda encuesta nacional de la profesión, con datos de 2013. Han reducido un 66% el personal y apuestan por contratos temporales.
Son malos tiempos para ser arqueólogo en España. La crisis económica ha tenido un "efecto devastador" en la profesión y en tan sólo cuatro años se ha llevado por delante el 42% de las empresas del sector y ha reducido un 66% el personal de las que han sobrevivido. La consecuencia más visible es que en el año 2013 quedan menos de un millar de personas dedicadas a la actividad arqueológica en el sector privado.
El panorama no es nada halagüeño si se sitúa en un contexto en el que los recortes presupuestarios también han reducido de forma sustancial la actividad en el ámbito público. Para analizar la situación actual e identificar las principales barreras a las que se enfrenta la profesión, representantes de universidades, empresas, organismos de investigación y asociaciones profesionales de más de 20 países europeos se reúnen desde este jueves en Santiago de Compostela en el marco del proyecto Discovering the Archaeologists of Europe 2014 (DISCO).
El foro analizará el panorama de la profesión a nivel europeo y los científicos españoles harán públicos los resultados de la 'Segunda encuesta nacional dirigida a empresas de arqueología', realizada en 2013 por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y cuyos resultados permiten conocer las dinámicas del sector en España desde sus inicios en la década de los 90, el boom de la actividad durante el período 2001-2005 y su posterior paralización con la llegada de la crisis.
Eva Parga-Dans, investigadora colaboradora del Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit) del CSIC y coordinadora de la encuesta, vincula la situación actual con el boom y posterior caída de la actividad urbanística. Se generó una "burbuja vinculada al sector de la construcción y la Administración pública como ejecutora de obra" que, cuando explotó la crisis del ladrillo, arrastró con ella a todos los arqueólogos.
Para comprender el proceso es necesario remontarse al año 1985 con la aprobación de la Ley de Patrimonio Histórico Español, que obliga a empresas y administraciones públicas a contratar prospecciones del terreno y estudios sobre el impacto arqueológico de todas las obras que emprendían. En los años 90 surgieron las empresas especializadas y la actividad arqueológica "empieza a crecer" y entre los años 2001 y 2005 "hay un boom" para dar respuesta a la demanda de trabajo que implicaba la burbuja inmobiliaria.

Caída "repentina"

El crecimiento fue muy rápido y lo mismo ha pasado con la caída. Eva Parga-Dans señala que "la crisis de la actividad arqueológica se nota en toda Europa", pero en España "la curva de evolución es más pronunciada". La actividad en el sector despegó "en un período pequeño de tiempo" y la destrucción ha sido "repentina".
La principal explicación es que "en otros países el crecimiento de la construcción no fue tan alto como en España" y esta diferencia en el crecimiento y caída también puede afectar a la recuperación, pues, por ejemplo, "en el Reino Unido también hubo una destrucción ingente de empleo, pero ya se está recuperando".
"Los datos obtenidos en 2013 permiten cuantificar el efecto devastador que la crisis económica, a través de aquel prometedor modelo ladrillo, ha tenido en la actividad arqueológica española; a la ingente destrucción de empresas hay que añadir la enorme destrucción de puestos de trabajo cualificados", explica Eva Parga-Dans.
En número de puestos de trabajo se ha traducido en que en 2009 había en España casi 2.500 puestos de trabajo en compañías dedicadas a la arqueología, mientras que en 2013 las cifras no alcanzan los 1.000, el 52,8% con contratos temporales. En volumen de empresas se han reducido de 273 a 158 en cuatro años.

Reorganización de la profesión

El Incipit está trabajando desde Galicia en el análisis de la situación actual y las posibles vías de futuro del sector arqueológico y uno de los datos que desprenden de la radiografía de este 2013 es que el sector de la construcción y las administraciones públicas continúan siendo los clientes mayoritarios para las empresas especializadas.
A pesar de la crisis económica y de la falta de inversión pública, las empresas de construcción son un importante cliente para el 68% de las empresas y las administraciones públicas para un 47%.
El volumen de trabajo mayoritario sigue surgiendo de los mismos nichos de mercado que antes del derrumbe del sector, pero las empresas empiezan a diversificar sus servicios. Prueba de ello es que en relación con los resultados del 2009, en la última encuesta "cobra importancia el público general para un 21% de las empresas de arqueología, lo que presupone un ligero cambio en el modelo de negocio".
Eva Parga-Dans ve una incipiente "reorganización de la profesión". Todas las empresas que han sobrevivido a la debacle siguen ofreciendo servicios de trabajo de campo e intervenciones, pero "lo que estamos observando es que este tipo de actividad tiene menor impacto en su volumen de negocio".

Problemas también en el ámbito cultural

Las empresas se están reorientando a otras actividades de forma "muy paulatina". De momento esta reorganización afecta al 10% del sector, pero las hipótesis con las que trabajan los investigadores es que el sector se orientará en dos vías: la especialización en un área concreta del mercado y la diversificación de los servicios que ofrecen hacia otros campos como la gestión cultural.
La gestión cultural es un nicho de mercado, pero Eva Parga-Dans lo dice, de momento, con reservas, pues con la crisis económica también se ha visto que la arqueología más enfocada al ámbito cultural y menos hacia las obras "también tiene problemas porque depende del sector público, y los recortes están siendo brutales".
Esos recortes y, sobre todo, las reducciones de los presupuestos dedicados a proyectos de investigación y patrimonio han dejado también tocados a los arqueólogos que trabajan en el ámbito público, desde museos a fundaciones o instituciones.
Sin embargo, la reducción de puestos de trabajo en estos ámbitos tiene menos impacto en una radiografía general del sector porque "en estos ámbitos el número de profesionales no es tan alto, no es un volumen tan importante" y porque "no hubo un crecimiento tan grande ni, por lo tanto, un desplome tan grande" de la actividad como en las empresas privadas.

-FUENTE: elmundo.es


Aparecen enterramientos de época romana en Segunda Aguada

Publicado por: Francisco Navarro Benítez On 0 comentarios


Se trata de ocho tumbas orientadas hacia la puesta de sol. Han aparecido con restos de ajuar como collares, aretes o anillos.

Las obras para la ampliación del aparcamiento subterráneo en la plaza de Hospital de Segunda Aguada han sacado a la luz nuevos restos de la necrópolis de Cádiz. Concretamente se trata de dos alineaciones de enterramientos de la época tardo púnica romano republicana (fechada entre finales del siglo III y el siglo II Antes de Cristo), según han informado los técnicos municipales. 

Esas dos alineaciones incluyen ocho enterramientos, de los que la mayoría se trata de inhumaciones de personas adultas, a excepción de un incinerado. Asimismo, todos los enterramientos están orientados hacia la puesta de sol. 

Aunque en el solar prácticamente no hay restos, las tumbas halladas se sitúan junto a la antigua línea de costa de Cádiz, justo hasta donde llegaba el agua. Según los expertos que trabajan en la zona de los enterramientos se trata de una zona que hacía las funciones de embarcadero, de vía de carga y descarga. Una zona que está muy cerca del Baluarte de Santa Ana. 

Los citados enterramientos están excavados en la arcilla, y se trata de fosas muy estrechas. Según el arqueólogo, posiblemente los cadáveres estuvieran envueltos en sudarios. En relación a las tumbas, hay algunas que no fueron cubiertas, otras que estaban tapadas con piedra ostionera y un caso en el que aparece como cubierta una especie de teja de cerámica.

Siguiendo la normativa autonómica, los expertos deberán realizar un estudio antropológico para ver el género de los cadáveres aparecidos. El citado estudio se realizará mañana viernes, según está previsto. 

Como curiosidad, los técnicos destacan la aparición de algunos collares, aretes de pendientes, anillos y ungüentarios de perfumes. 

Asimismo, la previsión técnica es que, si no hay contratiempos, los trabajos arqueológicos hayan terminado a finales de semana. 

Los hallazgos se han producido en el marco de la construcción de un edificio de aparcamientos bajo rasante anexo al edificio existente. Dicho parking compartirá los accesos rodados y peatonales del edificio municipal, así como sus instalaciones que serán completadas con este proyecto. 

Así, según el proyecto, se incluirán 20 plazas de garaje para coches y cuatro para motos, más la recolocación de las plazas para discapacitados ya presentes en el edificio construido. El proyecto incluye también los accesos con rampa y escalera a la plaza de nueva creación sobre el citado aparcamiento. 

Asimismo, se ampliará esta zona como plaza pública, igual que la que se encuentra en el entorno del edificio municipal 'Hermanas Mirabal, que se equipará para el uso y disfrute de los ciudadanos del entorno. 

En diciembre de 2010 localizaron en la zona los restos del hospital de Segunda Aguada, que se levantaba en los antiguos terrenos de Rossi, conocido como Hospital de Segunda Aguada. Concretamente aparecieron los cimientos de este centro hospitalario.





Egipto recupera la estatua de la hermana de Tutankamón

Publicado por: Francisco Navarro Benítez On 08 diciembre 2013 0 comentarios


Hace cuatro meses el rastro de la estatua de Anjesom, hija del faraón Ajenatón y hermana de Tutankamón, se perdió en el salvaje ataque que sufrió el museo de Malaui, en el Medio Egipto.

Tras lanzar un aviso internacional y suplicar ayuda a la Interpol, las autoridades han anunciado este domingo el feliz hallazgo de la pieza, la más preciada del millar de objetos robados.
De 32 centímetros de altura y tallada en piedra caliza, la pieza representa a la hija del primer faraón monoteísta de la historia, Ajenatón (1353-1336 a.C.), y hermana del rey niño Tutankamón (1336-1327 a. C), desnuda y con una ofrenda en la mano. "La obra es una de las más importantes del museo", ha señalado el ministro de Antigüedades Mohamed Ibrahim en un comunicado.
La estatua fue hallada por la policía de Turismo y Antigüedades. La detención de una banda de traficantes de arte llevó hasta su paradero. Un miembro del grupo comunicó a los agentes su ubicación y despejó los temores de las autoridades a que la pieza terminará en el mercado negro.
Para evitarlo, las autoridades emitieron una alerta internacional y pidieron ayuda a la Interpol y la Unesco, que busca además donantes para costear la reforma y reapertura del recinto en una región donde también se han registrado ataques a iglesias y monasterios de la minoría cristiana copta.
La talla es una de las más de 1.000 piezas expuestas en el Museo de Malaui, a 300 kilómetros al sur de El Cairo. Hasta la fecha, según el ministerio de Antigüedades, 800 objetos han sido recuperados.
El 14 de agosto, apenas unas horas después del brutal desalojo de las acampadas islamistas que se saldaron con más de 600 muertos, una turba asaltó el centro y destrozó unas salas que albergaban preciadas piezas del reinado de Ajenatón -el primer monoteísta y 'fanático' religioso de la Historia- junto a tesoros de conquistadores griegos y califas musulmanes.
"Robaron los objetos más pequeños y rompieron los de mayor tamaño. Es una auténtica catástrofe para la historia de Egipto", denunció entonces a EL MUNDO el arqueólogo Shawara Yantuni, encargado de restaurar los restos del naufragio. "Sentimos que nos robaban nuestra historia", agregó el director del museo Ahmed Abusabur, quien resistió junto a su equipo hasta mediodía atrincherado en las humildes salas del edificio.
El museo de Malaui, hace cuatro meses, tras el ataque.









Entre las piezas salvadas, figuran estatuillas de Osiris -deidad de la fertilidad y la vegetación-, una colección de papiros escritos en demótico o 25 monedas romanas. Poco después del saqueo, la Unesco elaboró una lista roja en árabe e inglés con los objetos robados para evitar el tráfico de piezas.
Según el organismo, el ataque -la última de las agresiones al patrimonio desde las revueltas que forzaron la salida de Hosni Mubarak en 2011- causó "un daño irreversible a la historia y la identidad del pueblo egipcio".
Nadie ha olvidado la lección del 28 de enero de 2011. Aquella noche, tras la huida de la policía en una de las jornadas más sangrientas de la revolución, el museo de Antigüedades del centro de El Cairo -la mayor colección de arte faraónico del mundo- pereció a los cazatesoros.
54 piezas desaparecieron. Una exposición recién inaugurada exhibe la veintena que fueron halladas en el jardín o rescatadas de la basura.
Del resto, casi tres años después de su extravío, hay pocas noticias. Precisamente, el ministro de Antigüedades ha informado de la recuperación de una estatua de más de 2.500 años de antigüedad robada en el museo de El Cairo y hallada en Bélgica.



Con la tecnología de Blogger.