Los arqueólogos aragoneses ingenian nuevas fórmulas para excavar en la crisis

Publicado por: Fermín Castillo On 02 agosto 2012 0 comentarios

La DGA no ha destinado este año ni un euro al Plan General de Investigación de Patrimonio Cultural.

La crisis llega a todos los rincones y gremios de España. Este año, esa crisis y sus consecuentes recortes --especialmente en el apartado cultural-- han hecho que los arqueólogos aragoneses se quedaran sin subvención por parte de la DGA para financiar sus proyectos. Los 230.000 euros que se destinaban al Plan General de Investigación del Patrimonio Cultural, este año se han reducido al cero. Y los arqueólogos, como muchos otros trabajadores, han tenido que exprimirse el cerebro para encontrar la forma de continuar con sus trabajos, pero sin apoyos institucionales.

En el caso del yacimiento de Segeda, la opción que han encontrado más apropiada ha sido transformar el proyecto de excavaciones arqueológicas que iban a desarrollar técnicos y estudiantes durante este verano, en un proyecto de formación arqueológica a estos mismos estudiantes. Así, quien quisiera colaborar en los trabajos de esta ciudad celtibérica, debería pagar una matrícula de 100 euros, que incluía estancia, comidas y una serie de cursos y charlas. Se ofrecían 15 plazas por cada semana de agosto, y todas han sido cubiertas. "Hemos podido reducir gastos porque Segeda ya contaba con infraestructuras propias del proyecto, como un comedor y una residencia; pero si no, no habría sido posible continuar con las excavaciones. Hemos tenido que hacer equilibrios", afirma Francisco Burillo, director del Proyecto Segeda.

Otra de las excavaciones que más importancia tiene en Aragón es la de Bílbilis. Su equipo de arqueólogos también ha sufrido las consecuencias de la desaparición de la subvención, a pesar de que su proyecto está apoyado --aunque mínimamente-- por el ayuntamiento de Calatayud y por la Asociación de amigos de Bílbilis y del Museo de Calatayud. Manuel Martín Bueno es el director de esta excavación en Bílbilis, y por tanto uno de los encargados de gestionar estos trabajos sabiendo que no podían contar con la ayuda por parte de la DGA: "En Bílbilis no ha habido que suspender todo, se ha podido conservar la actividad pero reduciendo el equipo de investigación, la duración de las excavaciones a más de la mitad y las zonas en las que se ha trabajado", declara. Otros años, muchos de sus trabajos estaban destinados a adecuar zonas para que pudieran estar abiertas al público, e incluso a enviar piezas al extranjero para que se hiciera un análisis exhaustivo. Este año, sin una subvención por pequeña que fuera, ha sido imposible.

Proyecto afortunado

La Fundación Uncastillo, por su parte, coordina el yacimiento de Los Bañales. En su caso, han podido salir adelante gracias a la ayuda de la Comarca de Las Cinco Villas, que al contrario que el Gobierno de Aragón, sí que decidió destinar 7.000 euros para este proyecto en concreto. Desde la fundación explican que también les ha ayudado el convenio que tienen con la firma privada E-ON, que les ha proporcionado apoyo económico para este curso, lo que ha hecho que noten menos la falta de la subvención.

Las tres excavaciones han podido continuar con sus trabajos a pesar de las dificultades económicas que se les presentaron en un principio. Así, en Segeda los técnicos trabajan en adecuar un patio porticado que podría ser en un futuro sede de cursos y diferentes actividades; en Bílbilis, se ha actuado los últimos quince días en un barrio de casas nobles, especialmente en una zona basurero que servía para depositar los restos de casas antiguas; y en el yacimiento de Los Bañales, los trabajos están centrados en la aparición de una éxedra de una capilla con inscripciones desconocidas.


-FOTO: excavación en el yacimiento de Bílbilis. | elPeriódico.
-FUENTE: María Irún | elPeriódicoDeAragón.com.

.

0 comentarios to Los arqueólogos aragoneses ingenian nuevas fórmulas para excavar en la crisis

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.